01Abr

Cinco (5) errores que no debes cometer en una entrevista de trabajo

¿Te ha sucedido que presentas una entrevista de trabajo y te sientes tan cómodo en ella que crees que el puesto será tuyo y un par de días después te llaman a decirte: “gracias por participar, pero lamentablemente no obtuviste el puesto” o sencillamente no llaman?

El hecho de conseguir una entrevista de trabajo es estar un paso más cerca de tu próximo cambio profesional, pero hoy en día los procesos de selección son más exigentes y cualquier error puede quitarte la oportunidad y la forma como te desenvuelvas durante la entrevista puede significar la diferencia entre conseguir el empleo y no tener éxito.

Para no arruinar tu oportunidad de obtener el empleo, tendrás que hacer una entrevista casi perfecta, lo que te da poco margen de error. Aquí te mencionaremos algunos errores frecuentes que los candidatos suelen cometer durante la entrevista, para que te ayuden a ti a no caer en ellos.

1.Llegar tarde

Si llegas tarde le estas dando a entender al entrevistador la falta de interés que tienes por el empleo y de paso por la empresa, generarás una mala impresión desde el inicio.

Para evitar llegar tarde a una entrevista de trabajo puedes dirigirte a la empresa unos días antes y calcular cuánto tiempo tardas en llegar allí, sal con tiempo, es preferible que tengas tú que esperar al entrevistador y no al contrario.

2. Vestirse inapropiadamente

Tu imagen vale más que mil palabras y será la primera impresión que el entrevistador tendrá de ti, para elegir la vestimenta adecuada debes investigar antes la cultura de la empresa y su código de vestimenta, es decir, como van vestidos los empleados, de traje o un poco más informal.

Tanto para las mujeres como para los hombres se recomienda que los colores que usen en la ropa sean neutros (negro, blanco, gris y azul) y evitar las lociones y perfumes fuertes.

En el caso de las mujeres evitar el exceso de joyas, accesorios, maquillaje, los colores fuertes en las uñas, las minifaldas o cualquier otra cosa que pueda distraer o sorprender al entrevistador.

3. Mal lenguaje corporal y verbal

No solo es evitar un vocabulario vulgar o expresiones coloquiales durante la entrevista, se debe mantener una buena postura, permanecer relativamente quieto y siempre intentar mantener el contacto visual.

A través de nuestro lenguaje corporal y verbal los entrevistadores buscan ver la seguridad que tenemos en nosotros mismos, así que es importante entrenarse antes de la entrevista para obviar hábitos nerviosos como tocarse la cara, cruzarse de brazos, asentir con la cabeza en exceso o balancear hacia adelante y hacia atrás sea el cuerpo o las piernas.

4. No preparar la entrevista

Una entrevista es como un castin, y tú eres un actor. ¿Piensas que alguien se presentaría a una castin sin preparación? No, verdad? Por esta razón se aconseja no solo preparar las respuestas a posibles preguntas que el entrevistador puede hacer, si no informarse sobre la empresa donde estas aplicando, las características del puesto, si es posible sobre la persona que realizará la entrevista, además es importante estudiar la hoja de vida para no discrepar entre lo que contestas y el contenido de la HV.

5. Hablar mal del antiguo puesto, jefe o compañeros

Es muy probable que en una entrevista de trabajo pregunten sobre la experiencia que tuviste en tus antiguos empleos y aunque tal vez no haya sido buena o no hayas tenido una buena relación con tus ex jefes, no es adecuado hacer comentarios despectivos o hablar mal ni del jefe, ni de tus compañeros de trabajo, ni de la empresa, ya que el entrevistador puede concluir que eres una persona conflictiva, para evitar esto, trata de encontrar los aspectos positivos de tu trayectoria laboral y céntrate en ellos.