12Oct

¿Cómo planificar tus finanzas personales?

Cuando recibí el primer sueldo de mi primer trabajo, la dicha fue inmensa, por fin iba a poder mantenerme sola, darme gustos y lo más importante ayudar a mis papás económicamente, pero esa dicha se esfumó a los 15 días al igual que mi primera paga.

Le di una parte de mi sueldo a mis papás, pague mis obligaciones y la otra la guarde en mi mesita de noche, todos los días iba sacando billete tras billete, pues pensaba que estos eran infinitos y no se iban a acabar nunca.

Me di gustos saliendo a restaurantes, a cine, comprando ropa, más mis gastos diarios: mi transporte y comida, a los 15 días me di cuenta que tenía que sobrevivir con $50.000 el resto del mes y no me alcanzaba ¡que tragedia!

¿Cuál fue mi salida a esto?, pasar por la pena de pedir prestado;  esto empezó a ocurrir todos los meses y tampoco hacía nada para evitar que pasara, desafortunadamente entré en un círculo vicioso, ya no sabía cómo salir de él y mis finanzas personales las veía cada vez peor.

Gracias a lo que me sucedió, me di cuenta de cuán importante es administrar las finanzas personales de manera responsable. El problema está en que casi nunca nos enseñan a manejar nuestro dinero, como en mi caso y la forma como realmente aprendemos es a través de los errores que cometemos y la intuición. Muy importante resaltar que nunca es demasiado tarde para aprender y por esta razón quiero compartir algunos consejos para que manejes tu dinero de forma inteligente.

Tomar conciencia de tus gastos:

Comienza anotando durante al menos un mes todos tus gastos, entre más detallado mejor, anota no solo el monto si no el concepto, y trata de pensar si realmente necesitas cada uno de esos gastos. Te sorprenderás de todo lo que gastas en cosas innecesarias (gastos hormiga), el objetivo de este ejercicio es lograr eliminar estos gastos innecesarios de tus finanzas personales.

Crear el hábito de ahorrar:

Ahorrar puede ser un hábito muy difícil de adquirir y resulta aún más difícil cuando no tenemos el control de nuestras finanzas, y podemos llegar a ser inconsistentes o terminamos gastándonos el dinero en la primera oportunidad, por esta razón es muy útil ponernos una meta de ahorro, por ejemplo: irte de vacaciones, cambiar el modelo de tu vehículo (bici, moto o auto),  tener un “fondo de emergencias”, es decir, parte del dinero ahorrado lo puedes utilizar si se daña algún electrodoméstico, cualquier otro incidente personal o familiar, pero lo que se recomienda es destinar ese ahorro para construir patrimonio (adquirir una casa) o para ponerlo a trabajar (invertirlo).

El porcentaje que se recomienda ahorrar es del 10% al 30% de tus ingresos mensuales, esto es una sugerencia, pues este porcentaje depende de tus ingresos, de tu capacidad y de tus metas.

Pon tus ahorros a trabajar:

No dejes tus ahorros debajo del colchón y haz que te generen un rendimiento, así este sea pequeño.

Puedes invertir en un Certificado de Depósito a Término (CDT), en acciones, en un emprendimiento, en finca raíz para poner el inmueble en arriendo, esto te permitirá tener un ingreso fijo adicional en un futuro y te ayudará en el momento que tengas que atravesar por un “resbalón económico”.

También puedes invertirlo en ti mismo, puedes realizar ese curso, carrera, especialización o maestría que tanto has soñado para conseguir un mejor empleo.

Arma tu presupuesto:

Suma todos tus gastos fijos, ya sean mensuales (arriendo, teléfono, estudio, algún medicamento que debes tomar, transporte, comida, diversión, cuota (préstamo y/o tarjeta de crédito)) o aquellos que sean trimestrales, semestrales o anuales (seguros, impuestos), de los que debes calcular su valor mensual correspondiente e incluirlos en los gastos fijos mensuales.

Suma el porcentaje que quieres destinar para el ahorro mensual, en lo posible que esté entre el 10% y el 30% y considéralo fijo en tu presupuesto.

Al sumar los gastos fijos y el ahorro, y se debe restar de los ingresos, Si el resultado es positivo puedes decidir cómo gastar o ahorrar ese dinero que sobra. Si tus gastos son mayores que tu ingreso, tienes que decidir qué gastos pueden reducirse, puedes buscar una compra de cartera en el caso que tengas deudas con tasas de interés alto o por último buscar cómo obtener más ingresos un segundo trabajo o un emprendimiento.

Conclusiones y Recomendaciones:

Para lograr cumplir con tu plan presupuestal, se debe tener disciplina y evitar las compras compulsivas, recuerda que los intereses más caros del mercado los tienen las tarjetas de crédito. Las tarjetas de crédito son muy necesarias y muchas veces nos sirven para salir de emergencias financieras, pero debes acostumbrarte a pagarlas en una sola cuota y evitar a toda costa hacer avances. Para cuidar tu historial crediticio se debe evitar a toda costa, atrasarse con los pagos de préstamos y obligaciones crediticias, pues en la medida que se tiene mejor historial, las tasas de interés que el mercado te ofrece mejoran. Se debe tener cuidado pero no miedo de iniciar un emprendimiento con un socio, especialmente si tú estás empleado. 

Te ayudamos a planificar tus finanzas personales y las de tu empresa, con Aliaddo, un software administrativo, contable, de facturación electrónica y de nómina, que se encuentra 100% en la nube, crea una cuenta y empieza ahora mismo a gestionar tu empresa desde la nube.

>>QUIERO PROBAR ALIADDO<<